viernes, 24 de marzo de 2017

Sexismo lingüístico y discursivo en la prensa deportiva española

Tres de los rasgos discursivos del periodismo deportivo que hacen evidente que el tratamiento que reciben las mujeres deportistas, si es que estas aparecen, es desigual respecto a los atletas hombres son: la constante comparación a la que se ven sometidas cuando sus actuaciones se valoran en relación con el deporte masculino; la información sobre aspectos que nada tienen que ver con la información del mundo del deporte; y la abundancia de referencias constantes a la belleza y apariencia física. Así lo destaca la profesora de Filolofía de la Universidad de Málaga Susana Guerrero en su último libro, Sexismo lingüístico y discursivo en la prensa deportiva española.

Esta obra, que ha obtenido este año el XX Premio Nacional de Ensayo Leonor Guzmán y que ha sido recién publicada por UCOPress (Universidad de Córdoba), pone de manifiesto que los sesgos sexistas están muy presentes en el discurso de los medios deportivos impresos y que, por tanto, constituyen un rasgo estilístico en el tratamiento informativo que suele hacerse de las mujeres protagonistas de la actualidad deportiva a diferencia del que reciben sus homólogos masculinos.

En un muestro aleatorio de los diarios nacionales españoles, deportivos o generalistas, en un periodo que abarca catorce años (2002-2016), Guerrero analiza, desde un punto de vista cualitativo, qué aspectos del discurso deportivo, que sigue confeccionándose fundamentalmente desde la óptica masculina, son manifiestamente sexistas. Para empezar, el nombre. Si no agrega el adjetivo "femenino", entendemos que al hablar de deporte este es siempre masculino. Efectivamente, la presencia de la mujer en el deporte a los ojos de los medios sigue percibiéndose aún como algo excepcional.

Además de hacerse eco de diversos estudios que recalcan la invisibilidad de las mujeres del deporte (protagonizan en torno al 7% de las noticias deportivas impresas), la autora recoge entre sus conclusiones más destacadas las siguientes:

- Más del 90% de los titulares deportivos se redactan en género gramatical masculino (genérico o específico). La razón del uso del masculino genérico en periodismo tiene que ver con la ley lingüística de la economía. El problema se produce cuando va en contra de la claridad informativa. Su uso, por el contexto, debe dejar claro que incluye a las mujeres.

- La incorporación paulatina de las mujeres al ámbito deportivo ha propiciado la creación de términos femeninos que antes solo existían en masculino ("árbitra", "jueza de línea",...). Pese a ello, sigue habiendo fluctuación a la hora de feminizar, lo que hace que aparezcan designaciones incorrectas ("la capitán" en vez de "la capitana", "la técnico" en lugar de "la técnica" o "la médico" por "la médica").


- Se emplean términos y expresiones en masculino que no cuentan con correspondencia en femenino y dificultan que las mujeres puedan sentirse incluidas: "machada", "viril", "partido/juego de hombres",...").

- Proliferan los coloquialismos y vulgarismos (sobre todo en citas textuales que se reproducen), que hacen aflorar estereotipos de género y relacionan los varones con actitudes autoritarias y de prepotencia. Los vulgarismos en boca de las mujeres son excepcionales.

- Se fijan estereotipos a través de metáforas. En estas existe asimetría léxica en algunas designaciones deportivas según se refieran a hombres o a mujeres. Algunos vocablos que se emplean metafóricamente comparten el sema 'belleza' y ninguno posee correspondencia en masculino: "sirena", "sirenita" o "musa".

- Los personajes del imaginario colectivo, tanto reales como ficticios, que aparecen en la prensa deportiva, son masculinos. Faltan referencias femeninas concretas procedentes de la historia, la mitología, el cómic o el cine, por ejemplo.


- El erotismo está muy presente en este ámbito informativo. Los términos y expresiones en torno al acto sexual aparecen siempre desde un punto de vista masculino ("mojar", "desvirgar", "orgasmo", ...), mientras que en contexto femenino sobresalen las voces que tienen que ver con la seducción ("diva", "vedette", "lolita", "sexy",...)

- Los adjetivos referidos a deportistas tienen que ver con la competencia y la fuerza ("luchador", "guerrero", "invencible", "bestial", "colosal",...), mientras que los que califican a las deportistas están sobre todo relacionados con la belleza y el aspecto físico ("guapa", "bellísima", "bonita", "exuberante", "femenina", "joven", "rubia",...). Aparecen los adjetivos "soltera", "casada" y "virgen" (no en sus formas masculinas), lo que refuerza la construcción del estereotipo femenino más tradicional.

- Las deportistas a veces son nombradas de un modo más familiar que sus homólogos varones, o solo por su nombre (sin apellidos, cargos ni atribuciones), con diminutivo o anteponiendo el artículo femenino al nombre propio, algo muy común en el tenis ("la Kournikova").

- También se aprecia infantilización cuando a ellas se refieren como niña/s o chica/s o cuando se usan diminutivos en sustantivos ("sirenita", "chavalilla") o adjetivos ("gordita", "flaquita").

- En otras ocasiones, las deportistas aparecen nombradas como dependientes de los varones, tanto en lo familiar ("novia de", "mujer de", "hija de",...) como en lo profesional. A la hora de nombrar a un equipo, es muy común el empleo de "pupilas de" o "chicas de" + el nombre del entrenador (nunca de mujeres, aunque este es otro problema).

- El discurso androcéntrico del periodismo deportivo a menudo transmite los logros femeninos como un hecho excepcional. Así, en un titular se subraya lo extraordinario con el sintagma "una mujer" en lugar de visibilizar el nombre y apellido de la deportista.

- Las deportistas suelen presentarse a veces como meras réplicas de deportistas hombres consagrados, sin valorar condiciones o méritos ("la Beckham", "la Ronaldinha"). 


- Las noticias sobre los varones se centran, fundamentalmente, en sus logros profesionales, mientras que cuando se trata de mujeres, los aspectos extradeportivos (maternidad, aspecto físico,...) cobran más relevancia.

- La trivialización y 'rosificación' de los contenidos deportivos va en detrimento del reconocimiento de las mujeres profesionales del deporte porque arrincona sus logros y consolida estereotipos negativos, como que el deporte pone en peligro la 'feminidad'.

- Gran parte de la información que aparece en la prensa deportiva no es sobre mujeres deportistas, sino sobre aficionadas, mujeres o novias de deportistas o famosas que promocionan el deporte. Aunque a nivel cuantitativo tienen más presencia las primeras (en torno al 80%), las segundas adquieren más peso desde un punto de vista cualitativo.

Por tanto, con todo este estudio queda de manifiesto que el referente universal en el ámbito del deporte son los varones y que el discurso que construyen los medios deportivos impresos sigue recalcando que los logros alcanzados por las mujeres en este ámbito siguen teniendo un carácter extraordinario y aislado, lejos aún de ser normalizado.

viernes, 17 de marzo de 2017

Los marcos ético y lingüístico del periodismo deportivo: 15 pautas del libro de estilo de la CCMA

La preocupación creciente por la consecución de unos estándares encaminados a un periodismo deportivo de calidad ha propiciado una mayor concienciación dentro de la profesión, de medios y periodistas, que se ha visto reflejada en los últimos años en la publicación de libros de estilo. 

Así, figuran tanto los de medios propiamente deportivos (En España Mundo Deportivo en 1995, Don Balón en 2004 y Marca en 2012; en Argentina El Gráfico en 2000 o en Brasil Lance en 2008) como aquellos generalistas que dedican secciones o apartados especiales a la singularidad de la cobertura informativa de deportes. Entre estos últimos sobresalen los de canales públicos de televisión, como el de Canal Sur en 2004, el manual de RTVE en 2011 o el de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) en 2013.

El llibre d'estil de la CCMA fija los marcos editorial, ético y lingüístico, así como las normas periodísticas del conjunto de medios que integran la corporación (televisión, radio y plataformas digitales). Servicio público, compromiso por la comunidad autónoma (punto de vista de Cataluña), calidad de contenidos y transparencia. Así, no solo plasma la relevancia social adquirida hoy día por el deporte al recoger recomendaciones específicas para guiar a los profesionales en las tareas de producción y difusión de los contenidos deportivos, sino que además incide en la doble dimensión ética y lingüística de la responsabilidad social de informar correctamente a un público tan vasto y heterogéneo como el aficionado a los deportes.

A continuación, enumeramos algunos pasajes destacados de este texto, en su Manual de Uso, que invitan a reflexionar sobre los desafíos actuales del periodismo deportivo que aspira a ser considerado de calidad:

1. Tratemos el deporte como una actividad llena de componentes culturales, educativos y formativos, y, sobre todo, con una gran capacidad para promover la relación y el intercambio entre personas y colectivos de todo el mundo.

2. Nuestros contenidos deportivos reflejarán en cualquier caso valores como el esfuerzo, la superación personal, el trabajo en equipo, la nobleza de la competición y un estilo de vida saludable.

3. En cualquier formato, la información deportiva habrá de seguir los mismos principios generales del periodismo y se elabora bajo los mismos criterios que la información general. 

4. Nuestra información deportiva no se mezcla con la opinión de quien la transmita, aun cuando pueda suponerse que esa opinión sea la misma que comparte la mayoría de la audiencia. En las retransmisiones y contenidos no estrictamente informativos se podrán introducir elementos de empatía sin que eso contradiga el rigor informativo.

5. Los rumores y las especulaciones no son noticia. Ni los alimentamos ni los difundimos ni los desmentimos. Tengamos presente que, muy a menudo, los rumores son interesados y tienen como objetivo utilizar a los medios para influir en operaciones de carácter económico. No informemos de fichajes, destituciones, dimisiones ni sanciones hasta que no hayamos podido confirmar la noticia a través de fuentes fidedignas, aunque no sean oficiales.

6. El tratamiento de la actualidad deportiva tiene particularidades respecto a otros ámbitos informativos por la capacidad que tiene el deporte de generar emociones o por la identificación de sectores de la audiencia con un deportista, un equipo o una actividad determinada. La implicación en la narración responde a nuestro criterio de proximidad y no contradice los principios de objetividad y veracidad.

7. Tratemos a todos los deportistas y directivos con distancia profesional. La proximidad personal que podamos tener no debe traducirse en una adulación o crítica exagerada a su actuación, en una excesiva familiaridad en el trato o en un tono demasiado amistoso u hostil a la hora de hacerle a alguien una entrevista o al informarle.

8. El uso de la primera persona del plural para referirse a deportistas o equipos (locales) denota identificación. Cuanto más informativo sea una espacio menos cabida tendrá este recurso, y en espacios estrictamente informativos nunca estará justificado. Igual ocurre con recursos expresivos empleados con un tono de voz excesivamente elevado, un discurso claramente emotivo o una entonación excesivamente marcada.

9. Condenamos de manera explícita la violencia en el deporte, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. No daremos voz a las personas que inciten a la violencia o hagan apología de ella o fomenten actitudes discriminatorias.

10. La prioridad del lenguaje deportivo es que el mensaje llegue con claridad a toda la audiencia, por lo que utilizaremos expresiones fácilmente comprensibles, que podrán ser más específicas en espacios especializados. 

11. Para entretener y transmitir emociones cuando sea necesario, en los contenidos deportivos apostaremos por un lenguaje rico y expresivo, innovador cuando sea preciso, que refleje las formas idiomáticas propias y que se aleje de los tópicos y las expresiones vacías de contenido.

12. Utilicemos un lenguaje respetuoso al referirnos a los equipos, los resultados y las competiciones, y evitemos expresiones racistas, xenófobas, violentas, torpes, injuriosas o sexistas.

13. Intentemos huir de los tópicos. Son usos o expresiones que se crearon para buscar la originalidad y que, de emplearse tanto, se han convertido en fórmulas estereotipadas que denotan pobreza expresiva y falta de recursos.

14. Prescindamos de los extranjerismos que sean innecesarios y utilicemos palabras en nuestro idioma siempre que sea posible. Si incorporamos palabras extranjeras será porque no hayamos encontrado equivalencias y habrán de explicarse si hubiera duda que no serán entendidas por todo el mundo.

15. Evitemos recurrir al lenguaje bélico de forma indiscriminada, de acuerdo con los valores deportivos que defendemos y con nuestra responsabilidad social.

viernes, 10 de marzo de 2017

Nace Relevo Magazine, nueva ventana informativa para amantes del deporte en su diversidad

La amplitud de internet sigue ofreciendo oportunidades a emprendedores que tratan de ir dando forma a proyectos periodísticos interesantes, sustentados en la solidez de un ideario y de una manera de entender la profesión, y que además tratan de ofrecer propuestas y soluciones distintas a la realidad informativa existente, en muchas ocasiones casi como una forma de reacción ante la tendencia generalizada que exhiben los medios más tradicionales. Esto también viene ocurriendo en el ámbito de la información deportiva desde hace años, especialmente a partir de 2008, punto de inflexión que describe el inicio de una etapa de florecimiento en España de decenas de nuevos medios dentro de esta área de especialización.

Uno de los últimos nuevos medios deportivos en hacer acto de aparición en la red es Relevo Magazine, "un proyecto que viene de lejos", según sus impulsores, pero que ha tomado forma y nombre ahora, y que ha reunido a un grupo de periodistas con experiencia en grandes medios que se han sentido igualmente movidos para crear "una ventana para los amantes del polideportivo amparado en los valores que defendemos, como el feminismo o la integración de minorías", esto es, no solo dirigido a aficionados que consumen contenidos sobre el deporte rey. "Los contenidos ajenos al fútbol son mínimos en los principales medios. Solo en campeonatos puntuales a lo largo de los cuatro años de olimpiada aparecen (y con la misma velocidad, desaparecen) algunos nombres de gran parte de disciplinas. Los datos de atención al deporte femenino son verdaderamente alarmantes en comparación con el masculino", señalan.

"Estamos seguros de que hay mucha gente que lo esperaba, y nos lo han hecho saber antes y después del lanzamiento de Relevo. Todos los componentes de Relevo somos periodistas, todos hemos estado en grandes medios y todos hemos visto que las audiencias, los clics y las visitas se ponen como excusa en los medios tradicionales para no apostar por otra disciplina que no sea el fútbol. El resto de deportes quedan en un lugar marginal. Seguramente, y lo hemos vivido en nuestras carnes, hay muchos redactores en los grandes medios deseosos de “dar bola” al resto de disciplinas, pero las decisiones “de arriba” terminan diluyendo estas iniciativas. Además, hay muchas historias por contar", explica el coordinador de este medio, José Manuel Amorós. 

Afincados en Madrid, el equipo de Relevo está integrado, además de Amorós, por Bea Lara (ambos graduados en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche) y Rubén Martín Bravo (ex de Público). A ellos se han ido uniendo a la redacción "más piezas clave" como Mercedes Esplá (también graduada en periodismo por la Universidad Miguel Hernández), Sole Martín (Córdoba) o Alejandro Diago (Madrid). Su objetivo es convertirse en un medio participativo que dé voz a un número cada vez mayor de colaboradores que se quieran adherir al proyecto. 

Manifiesto: líneas maestras del proyecto

La iniciativa periodística Relevo se define a sí misma a través de un Manifiesto (VER imagen de arriba) que figura en la página de inicio y donde se enumeran sus diez principios de actuación. Al respecto de estas líneas maestras, destacamos las siguientes reflexiones de José Manuel Amorós:

1. Independencia y aire fresco

"Relevo también es lo que van necesitando las formas e ideales del periodismo deportivo español, un paso a las nuevas generaciones de periodistas y, sobre todo, a nuevas ideas. Queremos ser un medio que haga cosas diferentes, que no huelan a rancio"

2. Horizontalidad, no hay un deporte más importante que otro

"Relevo Magazine progresivamente irá hablando de todos y cada uno de los deportes (y de sus deportistas) del programa olímpico. A pesar de ser un medio pequeño que pretende ir creciendo, tenemos el objetivo de que en nuestros primeros 12 meses de vida hayamos hablado de todas y cada una de las disciplinas"

3. Visibilidad del deporte practicado por mujeres

"Los grandes medios tradicionales no dedican espacio a la visibilidad de nuestro deporte femenino, a pesar de que últimamente ha dado gran parte de los éxitos a nivel internacional. Esto no es solo retórica, sino que existen datos contundentes: solo el 5% de las informaciones en los medios de comunicación deportivos son referidas a mujeres"

 4. Informar y crear cultura deportiva

"Los periodistas que creemos que se puede sacar más partido a nuestro deporte debemos actuar. Intentar dar ideas nuevas. Relevo Magazine nace con la intención de dar valor al esfuerzo que cada día realizan miles de deportistas españoles y, de los cuáles, la sociedad solo se acuerda cada cuatro años; exigiéndoles, además, que sean los mejores a nivel internacional y, si no es así, convirtiéndolos en objeto de bromas. Hay muchas historias por conocer detrás de las vidas de los deportistas y que, seguro, los lectores están deseosos de descubrir"

5. El deporte como elemento social, cultural e integrador de minorías

"El deporte es mucho más que los grandes nombres y los grandes equipos. El deporte va mucho más allá. El deporte es sacrificio, es luchar por un sueño y unos objetivos sin descanso. A pesar de que, como le pasa a la mayor parte de nuestros protagonistas, no tengan la recompensa mediática correspondiente. El deporte conlleva unos valores importantes para la sociedad. Es una herramienta muy útil para conseguir igualdad entre diferentes grupos sociales"


Inspirado en medios como Panenka o Líbero, que apuestan por una lectura más reposada, entrevistas y reportajes en formatos largos, historias desconocidas y curiosas, y contenidos inteligentes, Relevo ha echado a andar con el fin de ir ofreciendo una temática amplia amparada en un campo verdaderamente transversal como es el deporte.